Mi-profesor-de-idiomas-los-videojuegos---2

Hace unos años tuve que conseguir una versión pirata de Inazuma Eleven con una traducción hecha por fans para poder disfrutar de un juego que quería pero que no lanzaron inicialmente para el continente americano. Lastimosamente la traducción no estaba terminada y justo cuando le estaba agarrando el gusto al juego, de pronto todo estaba en japonés y no entendía nada. A pesar de eso seguí jugando con una guía sólo por el gameplay, pero con eso se perdió la mayoría de la diversión del juego y lo dejé sin terminar.

Ahora, gracias a la distribución digital, por fin Nintendo ha podido dejar que los jugadores de América

Por lo menos los golpes se entienden en cualquier idioma

Por lo menos los golpes se entienden en cualquier idioma

disfruten de Inazuma Eleven no sólo en un idioma sino en 4 diferentes para tu elección. En el pasado no existia tal lujo; los juegos llegaban a tus manos en un solo idioma y en ese idioma había que jugarlos. Regularmente ese idioma era Inglés, en algunas ocasiones era en Japonés y nunca vi un juego en español antes de mi impresionante encuentro con International Superstar Soccer PRO ’98 en PSOne. A pesar de eso, millones de gamers disfrutaron de sagas completas y llenas de diálogo e historia en un idioma que no dominaban, y a las fuerzas disfrutaron de Final Fantasy, Resident Evil, Chrono Trigger y muchas otras historias, rompiendo las barreras del idioma mientras aprendían el Inglés.

La mayoría de los gamers latinos que tengan más de 10 años de estar jugando pueden confirmar que mucho del inglés que han aprendido se lo deben a los videojuegos, mientras superaban los retos de juegos como Ocarina of Time o Final Fantasy, que resultaban más difíciles que el reto de entender el lenguaje. Así el gaming se convertía en algo más que diversión sino que era un momento para aplicar y expandir los conocimientos recibidos de la escuela. Cuando en una clase te enseñaban a formar preguntas en inglés, en casa veías a Navi comenzando la aventura de Link en Ocarina of Time preguntando “Can Hyrule’s destiny really depend on such a lazy boy?”, y de alguna forma nuestra educación se complementó y el momento de jugar era en realidad un momento de práctica y estudio en el que ni el jugador, ni el padre, ni el profesor se dieron cuenta de lo que sucedía, ¡pero funcionaba!. Por supuesto que esta no es la historia de todos los gamers, pero un gran número de personas tuvieron la misma experiencia en lugares y momentos muy diferentes.

"Listen, hoy aprenderemos el verbo to be" - Navi

“Listen, hoy aprenderemos el verbo to be” – Navi

Los tiempos han cambiado para el gaming y para los jugadores. Ahora puedo ver a mis sobrinos jugando Call of Duty en español, y escuchándo las conversaciones en lugar de intentar leerlas. Quizá el gaming perdió su poder de motivación de aprendizaje por otros idiomas gracias a la gran cantidad de juegos localizados para el mercado local. Estos chicos estarán solos aprendiendo de la escuela y de su profesor porque, aparte del gaming, en el cine y la televisión es más y más común ver las cosas traducidas y en muchas ocasiones, incluso no existe la opción de verlas en su idioma original (PRO TIP: la mejor forma de ver algo es en su idioma original).

No tengo nada en contra de las localizaciones (bueno sí, a veces sí tengo algo en contra de ellas), pero a veces parece que cuando todo se ajusta a lo que ya tú eres, no tienes incentivo

Por lo menos la mayoría de las traducciones son mejores que esto

Por lo menos la mayoría de las traducciones son mejores que esto

para cambiar y mejorarte a tí mismo. Como el que crece con un cocinero que le hace sus comidas favoritas todo el tiempo, nunca tendrá necesidad de aprender a cocinar lo que le gusta por sí mismo. Es imposible saber cuantos chistes o cuantos momentos dramáticos han perdido su calidad, su alma o identidad en el proceso de traducción, porque cuando lo lees en otro idioma simplemente no hace el mismo impacto, no tiene el mismo sabor (creo que tengo hambre), o es una versión inferior de su forma original. Nunca podremos saber todo lo que nos perdimos de Final Fantasy o Metal Gear a través de los años, por lo que se pierde en el camino de traducción.

Otro aspecto en el que se puede ver el efecto de la diferencia de idiomas en la localización es en los nombres de misiones y items de juegos con loot,

Lo que me pasa por la mente cuando un cazador empieza a preguntar por "Zumos", "Escamas" o "Cieladas"

Lo que me pasa por la mente cuando un cazador empieza a preguntar por “Zumos”, “Escamas” o “Cieladas”

como Monster Hunter y Freedom Wars; donde hay mucho énfasis en crear tus propias armas (crafting) y en conseguir los materiales necesarios para ellas, muchas veces necesitas ayuda y el proceso de traducción hace que dos personas que hablan el mismo idioma, hablen dos dialectos diferentes cuando se refieren al juego. No es lo mismo decir “hagamos la misión de Bye-Bye Bloom” a “quiero hacer la misión de Flor de un día“. Sí, esos son los nombres en Inglés y en Español de una misma misión en Monster Hunter 3 Ultimate. De la misma forma no es lo mismo que alguien diga que quiere un “Dash Juice” o que quiera un “Zumo de Poder”. Cuando tienes 300 horas en Monster Hunter llamando algo “Dash Juice”, llamarlo de otra forma es lo mismo que la persona llegara hablando Japonés.

A pesar de todas estas diferencias de expresión, si hay algo que podemos notar del idioma en los videojuegos es que el gameplay puede servir de puente y que los gamers hablan un idioma que no es hablado pero sí entendido, que unifica nuestras experiencias aunque nuestras culturas y nacionalidades sean distintas. Si ya el gaming dejó de ser el segundo profesor de idioma, por lo menos ahora es más entendido que antes, porque definitivamente estoy disfrutando más Inazuma Eleven en Inglés que cuando lo intenté jugar en Japonés. El gameplay sigue siendo super divertido pero ahora tengo una historia que le da más sentido.

¿Y tú, qué historias tienes sobre el idioma en el que disfrutas tus juegos?

Escrito por: Arquimedes Quintero

Arquimedes es un gamer apasionado, amante de Peter Molyneux y Zelda. Ejercita sus poderes naturales de nerd con una saludable dosis de gaming, comics y libros al ritmo de metal.